martes, 7 de octubre de 2008

El Dragón de Nubes



Capítulo II


El Nueve Mares

Cuando llegó al puerto, le dio un miedo terrible. La niebla, el ruido del mar y las pisadas que llegaban y desaparecían.

- ¿Porqué tanta oscuridad? –pensó.- ¡cierto que son las una y media de la mañana! –se gritó a si misma. Para darse ánimo en toda esa oscuridad, iluminada por unos pocos focos vacilantes (que si, que no, que no hay luz, que la prendo, que la apago, que la prendo, que la dejo, que no), se dijo rápidamente:

- Todo esto es tan extraño que, tal vez, los amigos de Violeta vengan montados en un cisne gigante. –. Rió con mucho nerviosismo se sentó en un lugar apartado (¿de quién?: no había nadie en El Dromedario) y dispuso a esperar después de pedir un café.

- Mowwwwwwwwwwww. –dijo de repente Ron al ver entrar a un hombre al bar. Era de mediana estatura, apenas un poco más alto que Lola, pero tenía el pelo castaño claro, ojos grises, y ademanes simpáticos. Sonreía muy divertido en el momento en que se acercaba a Lola y se acomodaba junto a ella.

- ¿Disculpe? –preguntó Lola, sorprendida por la rapidez en que este sujeto se le había presentado.

- ¿Si? ¿Quería preguntarle porqué su amiga Violeta tiene tan mal gusto? –dijo riendo. Estaba observando el pañuelo amarillo que tenía en la muñeca Lola, como seña para el tal Jules Bigo.- Permítame que me presente: Soy Giannis Misia. Sé que usted está esperando a Jules Bigo, pero su barco tuvo un problema y nos mandó en su nombre. Ahora, si quiere que la ayude con su equipaje, puede usted seguirme. –dijo rápidamente tomando los bolsos de Lola. Ésta no sabía que hacer. ¿Debía ir con Giannis? Violeta no le había hecho ninguna advertencia…

- Disculpe, pero no sé si de verdad creerle. –le dijo Lola a Giannis, cuando lo alcanzó a la salida de El Dromedario.- Violeta solo me dijo que debía irme con un hombre llamado Jules Bigo. Él no está aquí y no creo que deba seguirlo. –. Giannis se contentó con mirar sorprendido a Lola, meditando una respuesta.

- Sepa disculparme a su vez, pero de usted solo tenía la seña de que llevaría un pañuelo amarillo colgado de la muñeca. Ahora bien, creo no haberme equivocado ya que conoce muy bien el nombre de Jules Bigo y Violeta Jroaz. Sepa confiar en mí, como habría confiado en Jules o en su amiga, ¿esta de acuerdo?. –dijo con un tono desafiante. Lola lo miró con la boca torcida, sin saber que hacer, otra vez. Pero Giannis se adelantó:

- Estoy a cargo del barco Nueve Mares, señorita Ciaro. –dijo. Lola se retorció: no le gustaba que la llamaran por su apellido.- Mi deber es llegar con usted a tiempo. Si quiere poner condiciones para irnos, hágalo… ya.

- Bien... –dijo Lola, no sin un dejo de desconfianza, pero cediendo al fin.- Le diré. Nunca me llame Señorita Ciaro. Dígame Lola. Y por favor quiero que me explique como es esto de Maple y la Isla de Ood y el mundo “Estrellado”–dijo Lola.

- Estelado, Estela, no “Estrellado”. Y, sí, estoy de acuerdo. –dijo Giannis, frenando bruscamente al lado de una escalerilla.- Acepto contarle todo lo que sé, pero por favor, le recomiendo que se de prisa. –dijo. Señaló la escalerita, y Lola subió, aliviada del peso de las valijas. Ron la seguía, y detrás de él, subió Giannis, cargado con dos bolsos gigantes. Ya en la cubierta, Lola quedó aturdida por las luces blancas que había allí. Toda la tripulación estaba a su alrededor. Aunque no era mucha.

- ¡¡¡¡¡AAAAAHHH!!!!! –gritó uno.- ¡¡Ya llegaron, ya llegaron!!. –. Los otros cuatro tipos, movieron las cabezas, como hastiados.

- ¡Por favor Philip! –dijo Giannis.

- Eso, Philip, no grites como marica. –dijo el hombre más grande de todos. Era un negro de dos metros de alto, de grandes músculos y dientes blancos. El chiste hizo que los demás rieran, aunque al tal Philip, no le hacía gracia. Delgado y rubio, de ojos extremadamente claros, daba la sensación de ser de cristal, peligrosamente vulnerable, peligrosamente filoso. La voz de este tipo era muy aguda, y sus ademanes hacían recordarle a Lola, a su hermana Amalia. Ahora, la chica entendía el chiste y no quería parecer descortés. Los marinos pararon de reírse.

- Disculpe este incidente. –dijo Philip, dejando sobre su hombro un repasador de cocina.- Pero quédese tranquila, señorita Lola que usted sí va a tener su cena. –dijo. Todos los demás comenzaron a quejarse.

- Ya tuvimos suficiente con esperar a la señorita Ciaro. –.

- ¡Ahora habrá que esperar hasta mañana! –.

- Es lo justo muchachos. –dijo Giannis, mientras que Philip se paseaba por la cubierta.- Ustedes la…, digo “Lo” molestaron y…

- Usted tampoco se va a salvar, capitán Giannis. –dijo muy coqueto y provocativo Philip, desapareciendo por una puerta.

- Nunca más vuelvas a hacer bromas así, Moby. –le dijo al negro un muchacho de unos veinte años, de pelo negro, ojos azules y tez curtida.

- Es verdad Moby: vamos a morir en ayunas permanentes si no dejas de hacer bromas. –le reprochó otro alto, de pelo castaño y ojos café.

- Hay que mostrarse un poco más alegre, Tomi. –dijo Moby.

- Déjame que te los presente –le dijo Giannis a Lola.- Él es Moby, este muchacho se llama Ciarán –dijo golpeándole el hombro al muchacho más joven- y este es Vasu. –dijo señalando al alto.

- ¡¡¡¡A COMEEEEEEERRRRRR!!!!. –gritó golpeando una olla Philip. Moby tomó las valijas de Lola, y la condujo hasta su camarote. Luego de dejar allí el equipaje, Moby le enseñó algunos pasillos a Lola parloteando alegremente, mientras la conducía a la cocina.

El lugar era grande, con una mesa larga de madera. No había muchas luces allí, y Lola alcanzó a distinguir una mesada, muchos frascos y utensilios de cocina a la sombra. Todo estaba impregnado por un olor que hizo saltar algunos recuerdos borrosos en Lola, pero sin llegar a determinar su identidad. Los demás, ya estaban todos sentados en la mesa, con sus respectivos platos y cubiertos. Vasu comenzó a servir el vino y Philip salió de las sombras con una gran olla.

- ¡¡Bien!!. –dijo Ciarán.- ¡¡¡¡¡Puré con arvejas y pollo!!!!!

- Y tomate. –agregó Giannis.

- Y lechuga con huevos. –dijo Philip.

- ¿Cómo hacen para conservar los alimentos? –preguntó Lola.- ¿No deben recorrer grandes distancias?.

- En realidad, no debe sorprenderte. –respondió Vasu.- Mañana al mediodía estaremos muy cerca de la Isla de Ood. El viaje no es para nada largo.

- Igualmente deben tener algo para que las comidas no se pudran…

- Magia. –dijeron todos, observando a Philip. Este se sonrojó y siguió comiendo la rica mezcla.

- ¿Magia? –preguntó divertida Lola. Era la respuesta más extravagante que había recivido en su vida. Por dentro, había comenzado a preguntarse donde se había metido, cuando Moby explicó:

- Philip es un MariMago: marino, mago…. Y algo más. –Todos contuvieron la risa y Philip se puso más rojo aún.- En realidad, Philip es descendiente de una de las pocas familias de Magos y Brujas que son nativas de la Isla

- Mago, claaaaro. –repitió Lola.- ¿Hay gente… así en La Isla de Ood?

- ¡Y en todo Estelado! No solo vas a ver “gente”, además. –dijo Philip.- Encontrarás corintos trasladando personas, grandes visages en sus costas, jereclines escondidos por todos lados, jaconas a punto de atacar, winkeres “caminando” y a la vez nadando, lucernos protegiendo los… -Philip se había entusiasmado.

- Lola no te entiende nada, Philip. Ella no sabe que son los jaconas o los visages. –dijo Ciarán.

- Pronto conocerás todo eso. Todas esas maravillas… –dijo Vasu, guiñándole un ojo.- Ya lo verás.

- A propósito –dijo Lola mirando a Giannis.- háblame sobre la Isla de Ood. Aún no entiendo nada, y me prometiste que me explicarías.

- ¿Por dónde comenzar? –se preguntó Giannis.

- Venimos de un mundo parecido y diferente al tuyo. –dijo Philip.- Somos como dos círculos dibujados sobre la arena que se entrecruzan en un costado. Tu mundo se llama, para nosotros, Eselado, mientras el nuestro recibe el nombre de Estelado. Si bien el título no es muy poético, tiene magia propia. Nosotros habitamos el Gran Archipiélago del Sur, la llamada Isla de Ood –continuó.- un conjunto de trece Islas. Sus nombres siempre comienzan con Isla: Isla Media, Isla Boca, Isla Real, Isla Garra, Isla Menor, Isla Boa, Isla Cóndor… en fin, eso no viene al caso… La ciudad más grande es Maple. Es hermosa, es, ¿cómo te diría? Desde allí, salen los barcos a surcar los océanos, allí las doncellas cantan al amor y las flores crecen en las paredes, saludando al sol. Desde allí, los príncipes y los reyes gobiernan. Es una monarquía bastante extraña para tí: si el pueblo no quiere al rey que está en el poder gobierne, éste debe retirarse y la gente puede elegir a alguien, de la familia real, o del mismo pueblo. Pero Brunilda, la tía de Violeta, no está muy interesada en el pueblo: quiere vender toda la Isla de Ood a la gente de la Isla Triunfo. –Y entonces, se salió de tono:- ¡¡Son todos una chusma y parece que “la” Brunilda está de su parte!! Esa viej…

El barco se bamboleaba de un lado a otro por unas olas inquietas… e inquietantes. Philip le había resumido la mayoría de las cosas que Lola quería saber. Así que cuando terminó de comer, se retiró a su camarote y no apareció en la cubierta hasta las once del otro día.

- ¡Eres una dormilona, ¿eh?! –dijo Philip al ver a Lola sobre la cubierta.

- Me acosté tarde. –fue su disculpa, encogiendo los hombros.

- Mira allá. –le señaló Philip con los largavistas. Lola los tomó y miró al punto que el muchacho le había señalado. A lo lejos había una muralla, y muy cerca de ellos, un barco mucho más pequeño que el Nueve Mares se les acercaba rápidamente.

- ¡Por favor, señor Bigo, le conviene cooperar! –gritó Giannis. Por la puerta que daba a los camarotes, aparecieron Giannis y Moby, el cual estaba sosteniendo al supuesto Jules Bigo. Éste intentaba zafarse de los brazos del negro de fuerza hercúlea.

- Ay…, no. –musitó Philip horrorizado, tomando del suelo la insignia de Capitán que se le había caído a Giannis y alzando a Ron, el gato.

- ¿Qué sucede? –le preguntó Lola. Philip la miró a los ojos y le dijo:

- Es que, en realidad… Giannis no es el capitán del barco. Nosotros lo… tomamos. Tomamos por asalto el Nueve Mares. Viajábamos con Jules Bigo para traerte. Somos prisioneros. Como pasamos las aguas esteladenses, nos revelamos. Pero tú debes quedarte tranquila. –le dijo Philip a Lola.-Vamos a regresar a todos, imagina: ¡no necesitamos más problemas! Por eso pedimos que una nave los viniera a buscar antes de cruzar a las aguas de la Isla de Ood.

Cuando el verdadero capitán se calmó, Lola lo pudo ver claramente. Tendría unos cuarenta y tantos años, el pelo negro con algunas canas y miraba con mucho odio a Giannis. Era algo más alto que el falso capitán, y tenía la piel mucho más curtida, la voz ronca y áspera y los ojos negros.

A esta altura, la nave que debía recoger a Lola, Jules Bigo y su tripulación ya había llegado hasta ellos. Todos se acercaron a las barandillas que daban a estribor. Vasu y Ciarán llevaban con ellos dos hombres que Lola no había visto. Para su sorpresa, desde el otro barco, llegó un bote elevado, volando sobre el Nueve Mares. Rápidamente descendió sobre la cubierta, sutil como un pájaro, y de él bajaron dos personas. Todos los falsos marinos soltaron a los verdaderos y se hicieron a un lado. Giannis, se adelantó al bote para saludar a una mujer, de contextura ancha, con el pelo y los ojos muy negros. Llevaba el cabello recogido en un rodete alto. Miraba furiosa al Capitán Jules Bigo. Primero se dirigió a Giannis.

- Si con esto, Giannis, quiere usted recuperar su libertad y las de sus amigos, me temo que está muy mal informado: yo no puedo hacer nada para que eso suceda, y no creo que el capitán Bigo quiera que usted ande por las calles de Maple.

- Discúlpeme, Flora, pero la que está mal informada es usted: estamos en aguas internacionales, la ley no existe y…

- Es libre. Y… en cierto modo me alegro…de verdad Giannis. Estaba algo cansada de ver a los guardias preocupados por no poder atraparlo. Ahora usted… -dijo dirigiéndose a Jules Bigo.- Está en muy, muy serios problemas. Su eficacia en el viaje de Lola –la señaló- era vital para nosotros. Su llegada era lo único que deteníala venta de la Isla de Ood en su totalidad. ¡Y usted estuvo a punto de poner en riesgo toda la vida de este lugar por el simple hecho de llevar prisioneros a bordo! -gritó.- Lo único que puedo hacer por usted es aconsejarle que corra ni bien toque el puerto. ¡¡¡Suba ya mismo a El Ojo Mágico, y no se aparezca hasta que estemos en un lugar donde sus guardias puedan detenerme!!! –. Jules Bigo la miró, se acomodó la camisa y, presuroso, enfiló hacia el bote.

- Déjeme decirle señor Giannis que en realidad, no va a ser del todo libre. –aclaró Bigo. Los verdaderos marinos le colocaron rápidamente unas esposas.- Ahora no está en aguas internacionales. –dijo. Sobre el mar, los que pidieron verlo, la diferencia de tonos de azul (turquesa por un lado y azul profundo por el otro), señalaban el límite de la Isla. Éste, cortaba al barco justo a la mitad y Giannis estaba del lado nacional. Lola le hizo una seña a Philip para que se corriera con Ron, puesto que también hubiese caído esposado de no estar el resto tan ocupados con el joven.- Cómo su “capitán” está arrestado, supongo que el barco debe volver con él a puerto, ¿no son estas las leyes?

- Eh… su-supongo que… -decía Flora buscando una excusa. Hasta que Lola se dio cuenta de la solución.

- Disculpe, Capitán Bigo, pero creo que usted sólo tiene como prisionero a un solo marino. El capitán, como verá por la insignia que lleva en la mano, es Philip. –dijo Lola sonriendo muy complacida por la cara de muerte del oficial.

- Creo que las reglas son claras, si el capitán continúa dentro de aguas internacionales, nada puede hacerse. Philip se queda. –dijo Flora sonriendo con unos dientes grandes y blancos. Bigo estaba rojo como un tomate. Así que Lola se despidió de todos (Philip hasta lloró, con Ron en brazos), cuidándose de no pasar el linde, y se subió al bote con Flora.

- ¿Sabes? –le dijo en un susurro.- Creo que me voy a llevar muy bien contigo.

- Así lo creo yo también. –dijo Lola. Ya acomodadas, el viaje hacia el puerto comenzó con un suave viento, que batió el agua a su alrededor y los empapó de rocío. Mirando hacia atrás, en un descuido de pesar, descubrió que el Nueve Mares tenía forma de pato. Ahora que lo veía desde El Ojo Mágico, se distinguía su forma por completo. Se acordó de lo que había pensado en la madrugada de ese día: “…tal vez los amigos de Violeta vengan montados en un cisne gigante”. Tal vez, sí se tratase de “una pieza muy valiosa”, aquel punto en el mapa que debía conocer. Y tal vez, sólo tal vez, habría magia en aquel viaje después de todo.

Aunque no hubiese sido un cisne.

Aunque fuese un pato.

17 comentarios:

rayuela dijo...

Lola rola, deselado a destelado, con un gatopato y pollo con arvejas en el plato.

Ves? Estás repleta de intertextos...de libros que no habías leído al momento de escribir esta novela.
Paso a detallar:
-Lola rola: de un lado al otro, como "Alice trough the looking glass"(viste como domino el inglés?).
-Eselado: Del lado de allá,como en Rayuela (de Cortázar,mi nick nada tiene que ver).
-Estelado: Del lado de acá,como en Rayuela (la de Julio,siempre)
-Gatopato: a que éste sí lo leíste! Animal fantástico creado por María Elena Walsh.
-Pollo con arvejas: como en La Pasión!

Y sí...ves más allá de lo evidente...Entonces te reto a descubrir dos horrorcitos que me pegaron tan fuerte que me hicieron que escribir este delirio.

Y repito lo que te dije cuando leí tu original:fantásticamente fantástico!

Hasta el próximo capítulo,ahora con mi identidad revelada!

Rolalola dijo...

JAJAJAJA!!!
Ayyyy, perdón por la ortografía, es que ni lei lo que estaba posteando. ¡¡Ya mismo empiezo a investigar!! Y, sí, acertaste, porque María Elena, como sabes, es una vieja conocida.

BESOS ENOOOOORMES

trenazul dijo...

Hola rolalola! reicén hoy leí tu comentario en mi blog. Lo que pasa es que nunca imaginé que alguien llegara a entrar, ya que casi no lo difundo. Todavía no leí ninguno de tus cuentos, que por lo visto, prometen una aventura imaginaria bastante amplia. Despues de leer te voy a comentar, pero como primera medida te agradezco mucho las palabras vertidas en mi lugarcito.

Rolalola dijo...

¡¡¡Muchas gracias por hacer un alto en esta estación!!! ¡¡¡Nos leemos!!!

DELIRICOM dijo...

Me gusto tu estilo, te agregue en mi lista de blog recomendados, espero no te moleste www.verietesnegros.blogspot.com espero seguir leyendo cosas asi, Para Rayuela
-ver mas alla de lo evidente (Leono - The Thundercats) jajajaja

Rolalola dijo...

SEÑOR DELIRCOM: nuestra conocida Rayuela ya me había advertido de su presencia en la web. Así que, justamente ayer a la noche me di una vuelta por su blog. Para quienes lean este comentario: ¡¡¡Pasen, vean y saboreen los Varietes Negros!!!

DELIRICOM dijo...

ROLALOLA: Gracias por la visita y el comentario, por ahora tengo solo 5 cuentos subidos pero muchos por subir, voy a tratar de hacer una cuota semanal, un cuentito por semana, tenes la invitación para visitarme cuantas veces quieras.
Saludos!!!

Larsson dijo...

Yo estoy happy de poder leer la second parte. Sin duda me encanta la aventura, y más aún la pisca de humor que les das a los diálogos.
"Somos como dos círculos dibujados sobre la arena que se entrecruzan en un costado." ja, ¿Te acordás cuando me explicabas en la playa hace años tu idea de los circulos/mundos/fantasía? :P jeje se me vino a la memoria al toque xD.
Por otro lado esto: "(que si, que no, que no hay luz, que la prendo, que la apago, que la prendo, que la dejo, que no)" me hizo acordar a la canción de Aterciopelados que escuchaba de peque xD (no creo que te acuerdes xD) que decía: Mano si si, Mano si no ni pregunteeees, que si vengo que si voy que no voy que me pierdo xD. Que recuerdos, jajajaja.
aaaaaaaaaaaaaaaaaaahh porque no posteas todo de una, quiero más Caps. -.-
me fuí, me enoje -.-.
Jajaja.
Un beso. (iba a poner un So-be, pero no queda para nada romántico :/, jajaja.)

rayuela dijo...

Hola Ro!
Agradezco tu segunda visita a Zigurat.

Y sí, éso es leer!
Leer es existir.


Leer es estar en el big bang,en el ojo de la tormenta, en el Ygdrasil más vertiginoso.


Y mi homenaje es a todos aquellos que vinieron a mí (no creo que uno los elija),e hicieron que me zambullera en el Ygdrasil,sin temor.


Te saludo,axê!

Rolalola dijo...

LArssoon:

"me tienes hasta la coronillaaaaaaa, tu no eres mi media costillaaaaa, ni la octavaaa maravvilllllla"

y como olvidarse de de "te dije no mas y te cagaste de risa!!


Che, estamos mas que para el blog de los 90'... bueno, ya vira el terceroooo!!! beso a todos

Larsson dijo...

Se llama "Bolero Falaz" la canción yeah !!!! temazo!!!!

Y dice...

Buscas en mis bolsillos pruebas de otro cariño
Pelos en la solapa, esta sonrisa me delata
Labial en la camisa, mi coartada está hecha
trizas
Estoy en evidencia, engañar tiene su ciencia.

Estoy hasta la coronilla, tú no eres mi media
costilla
Ni la octava maravilla.

Malo si sí, malo si no, ni preguntes
Ya no soy yo, fuera de mi es que me tienes.

Que si vengo, que no voy
Que si estoy, que me pierdo.
Que si tengo, que no doy
Que si estoy, que me vengo.

Lo siento en tus manos, tus caricias me han
robado
Lo siento en tu boca, esos besos ya son de otra
¿Quién será esa infame que no deja que yo te
ame?
Si yo la encontrara le partiría esa cara.

Estoy hasta la coronilla, tú no eres mi media
costilla
Ni la octava maravilla.

Malo si sí, malo si no, ni preguntes
Ya no soy yo, fuera de mi es que me tienes.

Que si vengo, que no voy
Que si estoy, que me pierdo.
Que si tengo, que no doy
Que si estoy, que me vengo.

Te dije no más y te cagaste de risa
te dije no más y te cagaste de risa

Ja, ja , ja, ja

Larsson dijo...

como que no era mano :/... era malo jajajajajaja

Rolalola dijo...

Jajajajaj!! Yo dirìa que era malìsimo... ojo que ella no se queda atràs (si yo la encontrara le partirìa esa cara!!!
JAJAJAJ!! besote!!


(Que al pedo que estamos)

rayuela dijo...

Pero che! Yo que pensé que éste era un bló serio!

Y resulta que me cantan antigüedades me cantan!

Y ustedes dos...no se sientan más juntos.
Y posteen,posteen!

Adiós,y gracias por venir (a mi bló),dijo el tío Gus.

CeLeS! dijo...

voy al chapter zri....




wiiiiii

CeLeS! dijo...

ah me olvidé ese dibujo q supongo q es lola, es maravilloso realmente.


Te lo robé ^^

CeLeS! dijo...

si es lola con su pañuelo amarillo, y esas son las luces de la rambla... q hermoso...


ahora si, al tres