lunes, 14 de diciembre de 2009

Preludio a la luz

En una oleada de aburrimiento, mirando los papeles que rodaban sobre la mesa, se mordió la muñeca.
Fuerte.
y luego cada vez
más
fuer
te

MAS


La dolio, por supuesto. Apartó la cabeza, pensando que habñia estado a punto de sangrar. Miró su marca, sus dientes, el dolor.
Por primera vez en su vida fue conciente de que podía hacerse daño
de que su peor enemigo acechaba en el reflejo de los cristales.

Y que, peor aún
aquello se sentía bastaaanntee bien
Más que bien

............habiasentidoplacer........
Pensó en morderse, en sangrar, en arder poniendo la mano sobre el calefactor...
Y si lloraba, ¿y si se terminaba por descubrir, asi, horrenda? ¿Qué sucedría de ahí en adelante...?


...


¿Se apetecerían esos yo... el verdadero y el falso... si había uno verdadero...?


Apartó la vista, miró los papaeles comenzó a leer y, a medida que inhalaba las palabras y la cabeza se atontaba con fórmulas,las marcas
sediluían...

7 comentarios:

Rayuela dijo...

Escándalo!



(me diluyo en mi cabezaespejada)

vico gonz dijo...

Maravilloso...me impactó su crudeza, su realismo...es una situación INMENSA!!!!!

Pancho. - Literateadas dijo...

Ah, qué dolor lo de la muñeca! Me dio cosa, jaja, es una parte muy blandita.
No sé si ya habrás rendido física. En ese caso, espero que te haya ido bien. Si no rendiste, mucha suerte!
Saludos!

salmon ensabinado dijo...

que bueno!!! todos tenemos un yo autodestructivo, cuando nos mordemos la lengua sin querer....será sin querer? espero no sentir placer la proxima vez que lo haga...
un gran saludo!!

vientos de cambio dijo...

tantos enemigos conviven en nosotros, tantos como nosotros

salmon ensabinado dijo...

Hay alguien en casa????

CeLeS! dijo...

wow! recién leo esto...


Increíble rola!! No dejés de escribir, porfis!!!!